Blog del Pastor Luis Gómez

Día 94, Lectura de la Biblia en un año, 2 Samuel 19-21

Dr. Luis A. Gomez Chavez

Hace unos años le un libro escrito por el famoso exponente, Josh McDowell titulado “La nueva tolerancia”. Lo leí para el cumplimiento de una tarea en Maestría, pues necesitaba hacer una monografía sobre “La proclama (El kerigma) del evangelio entre los hispanos en Estados Unidos”. Fue en ese libro donde descubrí el otro sentido de la tolerancia, movimiento que se ha infiltrado no solo en la sociedad norteamericana sino en la del mundo entero, pero también en la mentalidad de los cristianos. Esta aliada con el movimiento de la nueva era, donde hay un sincretismo o mezcla de todo para crear una religión apostata, donde aglomera a la mayoría de los habitantes del mundo dándoles libertad para que vivan como quieran aquietándoles la conciencia al decirles que son parte de esta nueva forma de creer.

La nueva tolerancia consiste en dejar libertad a la razón donde cada persona determina lo que es bueno y correcto o no, en vez de someterse a los lineamientos que establece Dios en su Palabra. Va de la mano con la ética situacional donde el fin justifica los medios. Todo lo que hagas mientras tengas en mente un buen fin, no importa como lo logres y lo que hagas. Así que, una persona puede robar, secuestrar, matar, violar si el fin es justificable, como por ejemplo ayudar a una organización de niños desamparados, o enviar el dinero a los países más pobres. Llega un momento donde la razón es lo que determina lo que es bueno y lo que es malo olvidándose realmente de lo que es prioridad, de lo que es importante, lo que Dios manda que se debe hacer, lo que la Biblia ordena que se haga, y todo porque la razón aliada con los sentimientos hacen equipo en contra de las convicciones, la verdad, la fe, y los absolutos divinos escritos en la Biblia.

El otro significado de tolerancia es el que la Biblia traduce como la capacidad de soportar a los demás por amor, lo cual no significa tolerar el pecado y el mal. Efesios 4:2 “soportándoos con paciencia los unos a los otros”. La Biblia King James usa una sola palabra en inglés para traducir “soportándonos con paciencia” (longsuffering) que se traduce como mantenerse bajo la presión, provocación, sufrimiento sin perder la calma, sin enojarse, actuando con mucho amor, serenidad y consciente de lo que es bueno y lo que es malo. Esta palabra es el equivalente de tener tolerancia en la Biblia. Es casi otro sinónimo de amor y paciencia que todo hijo de Dios debe tener en las relaciones con los demás. La tolerancia bíblica no tolera el pecado, no tolera el mal, no encubre el mal, no coopera con lo que es injusto con tal de recibir remuneración, no se deja controlar por las relaciones familiares o sentimentales para cubrir un crimen, un delito, un pecado, sino que con dolor y ética lo da a conocer.

En este error llego a caer David como padre al lamentar, llorar y enlutar por la muerte de su hijo Absalón. Recuerde, una cosa es el amor profundo del padre hacia su hijo al grado que prefiere morir en su lugar, pero otra cosa es olvidarse de todos los que lo han apoyado, le han servido, lo han seguido, lo han protegido. Hacer eso es actuar según la razón, según la relación de padre a hijo, pero no según las leyes establecidas por Dios, David era el rey de Israel, su responsabilidad era reinar, y si alguno atentaba contra su reino o su persona, era atentar contra Dios y su voluntad. Por lo tanto, ese alguien debía ser juzgado y castigado según la ley ordena, aunque fuera su propio hijo.

¿Por qué no actuó así con Amnon? Pareciera que David tenía favoritismo. Si Absalón hubiera sido un buen hijo, tendría razón por el dolor, lamento, lloro, pero no fue así. Absalón, fue un revoltoso, rebelde, malcriado, irrespetuoso, violento, vengativo, tramposo, mentiroso, etc. Es por ello que, Joab en el 19:1-7 confronto con autoridad a David, le abrió los ojos del entendimiento, le dijo literalmente que estaba actuando incorrectamente, estaba avergonzando a todo el pueblo y a todo su ejército. Lea despacio los vv. 4-7, y se dará cuenta que la confrontación es fuerte, pero necesaria, genuina, y bien intencionada. Joab estaba siendo usado por Dios para eliminar el mal ejemplo que David estaba dando. En el v.8, observamos que David reaccionó, despertó, reconoció el error en que estaba y de inmediato tomo otra actitud, y se preparo para enfrentar la mala impresión que había dado ante el pueblo.

Todos, es posible, que en alguna ocasión hemos caído en el mismo error de David de querer tolerar (cubrir) el error, la falla, la debilidad, la falta, el engaño, el descuido, el berrinche, la niñería, la irresponsabilidad, el mal carácter, la haraganería, la soberbia, el orgullo y el pecado de alguien por ser su hijo o su hija, su hermano o hermana, su esposo o su esposa, su mamá o su papá, su tía o su tío, su amigo o su amiga, su novio o su novia, su cómplice o compañero, el anciano o el diácono, el pastor o la esposa del pastor. Hacer eso es ir en contra de la ética que la Biblia enseña, encubrir o cubrir algo que es pecado o algo que está en contra de las reglas con tal de favorecerlo o evitar algún tipo de reprimenda, es pecado, es incorrecto, es hacer mal uso de la tolerancia, es actuar con la razón y no con la convicción y los absolutos de la Biblia.

No decir que el niño se comió el pastel que le habían dicho no se comer para que no lo regañen o castiguen es pecado. Justificar la ausencia a la iglesia de un hijo o una hija cuando sabemos que falto por irresponsabilidad, por irse con un amigo o amiga al centro comercial o al mar, es pecado. Esconder el error de un padre o una madre con tal de que no los disciplinen, es pecado. Aplaudir o no decir nada a un niño cuando este le tira el agua o le pega a su compañerismo, es incorrecto. El no decir nada a los jóvenes cuando estos no cumplen el ministerio o faltan cuando ellos así lo deciden, es irresponsabilidad. Dejar un privilegio que Dios le ha dado sin una aceptable justificación, es falta de responsabilidad, es pecado.

¿Se da cuenta en el error que había caído David, creyendo que con llorar y lamentar la muerte de su hijo rebelde estaba demostrando responsabilidad como líder? Ante el pecado o falta de un hijo; la ética y la responsabilidad de los pares son más importantes. No quiere decir, ser inhumano, sin sentimiento, pero cada cosa en su lugar, cada cosa en su tiempo, y para todo hay tiempo. Tenga cuidado usted, haga buen uso de la tolerancia, pues no siempre es buena, cuidado con dejarse llevar solo por la razón. La vida cristiana es de fe y convicciones en Dios y su Palabra. Sométase a la Palabra, crea en ella y esta dará los lineamientos a seguir. Y mucho cuidado con este movimiento de la nueva tolerancia que anda por todas las esquinas de las cosas, tratando de eliminar los absolutos, la verdad en Dios y en la Biblia, diciendo que todo lo que tu creas que es bueno y correcto, los demás lo deben aceptar, y esto es una gran mentira del diablo.

Abra los ojos y los oídos, examine todo a la luz de la Biblia y no a la luz de la razón. Por no ser coherentes con lo que creemos y vivimos, con lo que decimos y hacemos, es que estamos como estamos. Vamos, tenga carácter, sea responsable.

About these ads

Comentarios en: "La tolerancia no siempre es la buena" (2)

  1. Exelente reflexion, muy profunda, real y aplicada, gracias siervo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: