Blog del Pastor Luis Gómez

Todo está bajo control

Día 273, Lectura de la Biblia en un año, Jonás 3-Miqueas 1

Dr. Gomez Chavez

El día de ayer, un hermano de la iglesia compartió Fil. 1:6 y explico que la idea del afán es todo aquello que nos desvía de la mirada de Cristo. Luego contrasto lo que es afán para nosotros los cristianos que al fin de cuenta no tiene ningún valor con la promesa que Dios nos hace, que le suplirá todo lo que nos falte según nuestras necesidades no según nuestros deseos. En otras palabras, en nuestra vida, sea lo que nos pase, sea lo que vivamos, cualquiera que sea la decisión de Dios, sea que la entendamos o no, nos guste o no, todo está bajo control. ¿No es esta una hermosa y confortable noticia, que nuestra vida con todo lo que nos sucede está bajo control de nuestro Dios? No existe nada, ni nadie que pueda tomar de sorpresa o desapercibido a Dios, pues él tiene todo fríamente calculado, amen por eso.

Lo que he escrito arriba surgió al leer el libro de Jonás y específicamente en el capítulo 4 donde observamos que Dios tiene todo fríamente calculado, todo lo tiene bajo control aun cuando Jonás, no le guste la manera de actuar de Dios, aun cuando Jonás no acepte la decisión de Dios. Hay otro elemento maravilloso en la lectura de estos capítulos, es el amor, la misericordia y la lealtad de Dios a su misma naturaleza y a su plan redentor propuesto desde la eternidad. Deténgase por un momento y enumere las cosas que Dios hace para demostrar a Jonás que todo está bajo control y que él está al cuidado de cada detalle no solo de él sino de toda la humanidad como corresponde a su naturaleza y a su plan eterno (1:7, 4:6, 7,8).

En el 1:7 tenía preparado un enorme pez, que algunos dicen que era una ballena, o un tiburón, la Biblia se limita a decirnos que era un gran pez. Ante la actitud rebelde de Jonás, Dios persiste en mantener su plan en acción, y demostrar así su amor hacia los habitantes de Nínive, y una actitud tolerante ante la negativa de Jonás. En otras palabras Dios es intransigente en su plan, salvar a Nínive, no cambia por nada, pero es tolerante o flexible en la forma de hacerlo al pasar por alto los berrinches del profeta. En el 4:6 cuando Jonás merecía una reprimenda, Dios le prepara una calabacera para que le de sombra y no muera por las fuertes temperaturas del desierto, pero solo le duro un día, porque en el 4:7 Dios preparó un gusano para que se coma la calabacera, y esto enojo más a Jonás. Finalmente, en el 4:8 Dios hace venir un fuerte viento, en medio del desierto, con altas temperaturas y ahora Jonás sin tener donde cubrirse, y el enojo de Jonás fue tan profundo que desea morirse, lo dice tres veces.

Este libro contiene una lección pedagógica para Jonás, donde el fin no es solamente la salvación de 120,000 habitantes de Ninive, sino la formación del carácter y comportamiento de un profeta rebelde, como Jonás. Me encanta, porque esto justifica mi hipótesis de las paradojas. Yo estoy escribiendo un libro sobre las paradojas en la vida pastoral, pero va más allá, porque pretendo enseñar a todos los cristianos que todo lo que nos pasa no es casualidad sino causalidad. Todo lo que nos sucede en la vida tiene una causa, tiene un propósito, tiene una teología, una enseñanza pedagógica, y todo con el fin que Dios tiene, formar nuestra vida cada día hasta que lleguemos a la medida de Jesús.

Lo más maravilloso que podemos aprender de todo, es que todo está bajo el control de Dios. Dios sabe que Jonás le desobedecería, así que preparó un pez, Dios sabe la actitud que tomarían los tripulantes del barco y que necesitan de Dios. Así que, preparó ese barco para recibir a Jonás, y muchos creyeron en Dios al ver el milagro que él hizo a costa del lanzamiento de Jonás al pez.

Todo el libro de Jonás, es una escuela de teología practica que busca enseñar que Dios es soberano, que nadie puede resistir a su llamado, que la vida es una escuela de paradojas que buscan formar nuestras vidas para parecernos a Jesús. Cada cosa que nos sucede esta bajo el control de Dios, por consiguiente, lo mejor que podemos hacer es agradecer a Dios porque no nos deja nunca, y vivir en contentamiento y obediencia a Dios por todo lo que viene a nuestra vida. Con todo, creo que Jonás no se pudo graduar de esta escuela.

No tema por lo que está sintiendo, viendo y recibiendo, si es un hijo de Dios que obedece a Dios, todo está bajo control. Alabe a Dios y dele gracias por lo que está pasando en este momento, le guste o no, lo entienda o no, esto es lo mejor para su vida, porque Dios es perfecto, omnisciente y omnipotente. Sea obediente y vera que en cada cosa que viene, usted podrá gozar del amor, la misericordia y la seguridad de Dios. ¿En qué nivel de aprendizaje está usted?

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: