Blog del Pastor Luis Gómez

Día 124

Hechos 17

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento.

Uno de los vacios que crean la gran debilidad y deficiencia de las iglesias es la poca dedicación que se le está dando al estudio serio, disciplinado y entusiasta de la Palabra de Dios.  Esto no solo sucede con nuestros pres jóvenes y jóvenes, sino también está pasando con los adultos. Con la llegada de los teléfonos inteligentes, el vacio se ha hecho más grande y peligroso y  nosotros nos hemos vuelto más haraganes para abrir la Biblia y estudiarla con seriedad, disciplina, entusiasmo y fe.

Es increíble reconocer el poco efecto que estamos causando como cristianos en esta sociedad donde nos movemos, pues con la cantidad de cristianos que somos en el mundo, con el poder que la Biblia dice que tenemos, es como para que las cosas fueran muy diferentes.  Una de las razones es la poca dedicación que estamos dando al estudio de la Biblia, a escudriñarla con curiosidad, hambre, sed y mucha fe.  El estilo de vida de un gran porcentaje de los cristianos en el mundo deja mucho que desear, por tal razón, no podemos ser sal y luz, no podemos dar el suficiente sabor, y el ejemplo como para que deseen conocer lo que nosotros creemos.

Al leer todo el capítulo 17 de Hechos, descubrimos varios aspectos que sobresalen.  Primero la fidelidad de Pablo y Silas a pensar de la constante persecución.  Esto es muy admirable, pues en cada ciudad encuentran opositores, y de cada ciudad los sacan de manera no tan voluntaria, pero en cada ciudad predican el evangelio y muchos creen en Jesús v.4-5, 12-13, 16 hasta el final.  Otro aspecto muy destacado es el espíritu con que Pablo hacia el ministerio, de cuando amaba la obra y de cuanta seriedad daba a la misión que le había sido entregado (v.16). A mayor pecado de las personas, más pasión, responsabilidad e interés  nuestro hacia ellas, al hablarles del amor de Cristo cuantas veces sea necesario.

Por último, me gusta resaltar este aspecto que veo en el v. 11.  Los que creyeron en Berea, recibieron la Palabra con gran solicitud, escudriñando las Escrituras cada día “para ver si estas cosas están así”.  En este texto esta una gran verdad, y aquí esta la razón por la cual nosotros como cristianos del Siglo XXI estamos fallando.  No estamos estudiando la Biblia con dedicación, hambre, curiosidad, fe y obediencia.  Este vacío no nos permite tener seguridad, convicción e impacto.

Urge que como hijos de Dios nos volvamos más a Dios y su Palabra.   Es necesario y de suma importancia que nos volvamos a la Palabra para estudiarla, disfrutarla, conocerla, vivirla y enseñarla.  Que en vez de alejarnos de la voluntad de Dios, de la verdad absoluta en su Palabra, nos sometamos a ella.    Los hermanos de Berea se dedicaron a conocer, estudiar, examinar y comparar la clase de vida, la enseñanza de los hermanos con lo que realmente decía la Palabra de Dios.

 

Les dejo ese reto, hagamos todo esfuerzo por conocer más la Biblia, a pasar más tiempo escuchando lo que nos dice Dios, y creo que seremos diferentes.

Día 123

Hechos 16

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento.

Seguramente le ha pasado más de alguna vez en que no entiende y/o hasta puede haber estado en desacuerdo con la forma  en que procedió Dios.  Quiero decir, aquellos momentos donde las cosas aparentemente no tienen sentido para usted, donde todo pareciera que va mal, pero que al final del día, uno termina dando gracias a Dios.  Esto puede ser, que le cancelan un vuelo, lo despiden de un trabajo, lo detiene la policía, o se enferma un ser querido.  En el momento que pasa eso, se enoja, se confunde, llora, grita, y le pregunta a Dios porque está sucediendo esto, pero al final del día, de la semana, del mes o hasta de un año o más, usted llega a entender que todo sirvió para bien.

Ya lo he contado muchas veces, pero en el 2003 cuando nos cancelaron las visas religiosas en Dallas Texas, donde solo nos dieron 2 días para dejar Los Estados Unidos, no entendimos que era Dios que estaba mostrando otros planes para nosotros como familia. En esos momentos, lloramos, y preguntamos mil y una veces a Dios porque nos pasaba esto, pero luego le preguntamos para que nos sucediera eso.   Después de más de dos años, vimos que todo era para nuestro bien.

Pablo llevando a Timoteo iban decididos a hacer ministerio basados en un itinerario bien planeado, pero el Espíritu les salió al encuentro y les prohibió  anunciar el evangelio en Asia (v.6-7).   Luego se les apareció en visión un varón macedonio quien les rogó pasar por Macedonia donde se convirtió una mujer llamada Lidia, y por sacar el espíritu de una mujer poseída, terminaron siendo azotados y encarcelados.   ¿Por qué Dios les cambio los planes, y los llevó para sufrir azotes y encarcelamientos?    Estoy seguro que al inicio no les pareció, pero por su obediencia atendieron las órdenes.   A veces se obedece a Dios aun cuando no entendemos las ordenes, pero obedecer a Dios siempre es lo mejor, aun cuando no entendamos porque.

Fue hasta que vieron el propósito de Dios al llevarlos a la cárcel, era la conversión del carcelero de Filipos y toda su familia.    Este hombre al ver las puertas abiertas de la cárcel, decidió terminar con su vida.   ¿Dónde ha visto que presos no se escapen al ver las puertas abiertas?  Era Dios realizando su plan, y Pablo y Timoteo con gozo en la cárcel, se convierten en instrumentos de salvación para este carcelero que de inmediato no solo creyó en Jesús sino que también su familia y fueron bautizados.

Cuando no entiendas los planes de Dios y la manera como él procede, no te preocupes, que a él todo le sale bien.  Además, todo lo que el planea para nosotros, siempre es algo bueno y perfecto,  y aun cuando no nos guste, no lo entendamos, lo mejor es esperar, confiar y obedecer en todo a Dios.    Si estas pasando una de estas pruebas, no te afanes, aprende a esperar en Dios, que todo lo que sucede es permitido por Dios y aun cuando no lo entendamos, al final es lo mejor para nosotros.   Dale gracias a Dios por ser tu Dios.  Si viene de Dios, no necesitas entenderlo, solo necesitas  obedecerlo.

Día 122

Hechos 15

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento.

 

Este debate en cuanto a la “manera de ser salvos”  no es nuevo, aunque ahora es más grande.  Grandes teólogos en la historia de la iglesia han debatido acerca de esto, y no han podido conciliarse, siempre han quedado separadas las escuelas de interpretación de la Biblia.  Por un lado, un buen sector de la Iglesia cree que la salvación  solo es posible por le fe en Cristo mas las buenas obras del hombre.   Por el otro lado, están los que enseñan a la luz de la Biblia que el hombre solo puede ser salvo por la gracia de Cristo, es salvación por fe en Jesucristo.

 

Los discípulos basados en la enseñanza que recibieron del maestro, Jesucristo, enseñaban con convicción y autoridad que el hombre solo puede ser salvo de la condenación eterna a través de creer en Jesús como su único y suficiente salvador.  Pedro desde la experiencia contundente y convincente de Hechos 10 donde Dios lo envía a ministrar a Cornelio, el primer gentil, quedo totalmente convencido que Dios ama a todos, y que Cristo murió por todos, y que la salvación es ofrecida a toda persona sin distinción de raza, color, genero o posición social.

 

San Pablo y Bernabé, de igual manera, enseñaban según el Espíritu les guiaba, que solo en Jesús el hombre puede ser salvo de la ira de Dios.  Es por ello que, en todos los lugares donde han ido, en todas las iglesias que han fundado, a todas las personas que han evangelizado; han enseñado lo mismo, que la salvación que Dios ofrece es por fe en Jesús y sin obras de los hombres.  Miles y miles de personas ya han creído de esta forma en Jesús, y están muy seguros de la vida eterna sin tener pena de hacer obras para ganarla, pero si para demostrarla.

 

No obstante, siempre ha habido, y lo hay en este tiempo quienes interpretan la Biblia usando el método de interpretación que usan los fariseos, los saduceos y los escribas en el tiempo de Jesús quienes insistían que para ser salvo se necesita cumplir los rituales que tenían los judíos en tiempos de la ley.   Esta es la razón del gran debate en el capítulo 15, pero que al final se definió la posición doctrinal, que la salvación del hombre no depende de las obras o meritos que haga el hombre, sino de la gracia de Dios (v.10-12).   Así se afirmo, así se enseñó, y así lo ha querido Dios, porque nosotros los humanos no tenemos merito alguno que nos ponga en condición favorecida para ser salvos, pues la salvación es obra de Dios (Ef. 2:8-10).

 

En el siglo 3 y 4 d.C, Orígenes oficializo el método  alegórico de interpretar la Biblia, mismo que ya los fariseos y saduceos practicaban.  Jacobo Arminio en el siglo XVI patentizo dicho método alegórico, y a partir de ese tiempo, dos grandes escuela de interpretación hay hasta el día de hoy.  Hay grandes denominaciones que siguen la corriente arminiana, y hay grandes denominaciones que siguen la corriente calvinista.  La primera enseña cómo estaban exigiendo los fariseos en Hechos 15, que los gentiles debían de cumplir todos los rituales de los judíos par poder alcanzar la salvación, la salvación depende de las obras de los hombres y no por lo que hizo Jesús en la cruz.  La segunda, con el método literal de interpretar la Biblia, el mismo que practico Jesús, es la afirmación doctrinal de Jacobo, Pedro, Pablo, Bernabé, y Silas que enseñaron a los judíos y gentiles, que el hombre es salvo solo por la fe en Jesucristo sin tener que hacer obras humanas, pues estas buenas obras son el fruto de que ya somos hijos de Dios.

 

Así que, enseñemos a quienes no han creído en Jesús, que la Biblia dice, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y no por obras para que nadie se gloria, y esto (salvación por fe, el tener fe para salvación) no es de vosotros, pues es don (regalo) de Dios. Porque somos hechura suyas, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios estableció desde antes del mundo para que anduviésemos (practicásemos) en ella” (Ef. 2:8-10).

Día 121

Hechos 14

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

Un día de estos vi la parte final, los últimos minutos de una película protagonizada por Jennifer López donde es la maestra de baile. La trama consiste en que enseña a bailar a famoso artista de Hollywood, Richard Gere, quien desea hacer feliz a su esposa, pero es torpe para bailar y después del trabajo recibe clase de baile y su esposa y su hija sospechan de él y pone un detective para que lo investigue. En el último baile donde compiten muchas escuelas el detective invita a la esposa y la hija a asistir. La primera pieza, lo hizo con seguridad pero al comenzar la última pieza, su acompañante le dice que escuchó una voz que decía, “bien hecho papi”, y eso lo puso tan nervioso que comenzó a desconcentrarse en lo que hacía, miraba para todos lados, hasta que con sus pies pisó el vestido de su acompañante y se lo rasgo, y la señora quedo solo con ropa interior. La distracción fue su acabose, y fue eliminado de la competencia.

El apóstol Pablo, hablando de las carreras de atletismo, dice que ninguno puede correr y ganar si no está preparado, si no se mantiene concentrado, si no se deshace de todo lo que sirve de distracción para no ser eliminado de la carrera. Así que, no se debe luchar, ni correr como a la ventura, sin dirección y concentración. Los distractores son diferentes y pueden venir de todos lados, aun de las personas que uno menos nos imaginamos y generalmente son impredecibles. Una voz, una mirada, un pensamiento, un sentimiento, una persona, un recuerdo, un deseo, un interés, una motivación, o una ambición es suficiente para sacarlo del curso en que va, para ser descalificado, y para ser eliminado. Los hay de todos colores, sabores, tamaños, forma, clase, estilos, series, etc. Pueden estar afuera de uno, pero también dentro de uno mismo. En el caso de Gere, fue una voz de su hija o la presencia de su esposa lo que le hizo sentir nervios, perder la concentración y olvidarse de lo que hacía.

En la vida cristiana, como ya lo ilustro Pablo, estamos rodeados de miles de distractores que ameritan que estemos preparados con lealtad, entrega, concentración, carácter, determinación y decisión. Por supuesto que detrás de todo distractor hay una persona que controla el servidor principal como en las computadoras, y es el principal interesado en que el evangelio no avance, que los cristianos no triunfen, que las iglesias no crezcan, y que Dios sea dado a conocer en el mundo entero. Es por ello que usara todo tipo de distractores para impedirlo.

En el caso de Hechos 12, el distractor es el mago llamado Barjesús, identificado como falso profeta quien comandado por Satanás intenta impedir que Bernabé y Saulo hagan su primer viaje misionero para llevar el evangelio a los gentiles. El procónsul Sergio en la isla de Pafos desea escuchar la Palabra que los misioneros traían, pero este mago procuraba apartar de la fe al Procónsul. Este es el distractor maligno, y todo lo que se opone a la proclamación del evangelio, o a la conversión de una persona, o al desarrollo normal de la obra de Dios, debe ser eliminado, porque son distractores que impiden la consecución del plan divino. No importa lo que sea, debemos deshacernos si esto se opone a una vida recta, agradable y de servicio a Dios.

Observe como actúa Dios cuando descubre a los distractores en el 12:8-12. Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno (controlado) del Espíritu Santo, 1) fijo su mirada en el mago Elimas, 2) le dijo, ¡Oh, lleno de todo engaño, y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesaras de tratar de trastornar los caminos rectos del Señor?, 3) La mano del Señor esta sobre ti, serás ciego y no verás el sol por algún tiempo. Resultado de esto que hizo Dios por medio de Pablo, el procónsul, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.

En el capitulo 14:8-23 el distractor se enfoca en el ego de los discípulos al ser identificados como dioses, Júpiter y Mercurio.  Esto endulza la vanagloria de cualquier persona, lo enaltece, lo engrandece. Tal como sucede en este tiempo que muchos son engrandecidos hasta olvidarse del Dios verdadero, al ver a sus líderes como dioses por todo lo que aparentemente hacen. Sin embargo Pablo y Bernabé no se dejaron desviar y pusieron las cartas en claro con estas personas, y les hicieron saber que solo Dios hace milagros, y que solo [el debe ser adorado, y un humano jamás debe ser adorado.

Deshacerse de los estorbos y distractores de la fe, del evangelio y de los caminos del Señor, requiere carácter, determinación, y decisión. Muchos cristianos no viven como Dios lo desea por causa de los muchos distractores que han permitido que condiciones, limiten y estorben su fe. Y por falta de carácter, determinación y decisión no hacen nada por eliminarlos. Así que, se han acomodado o acostumbrado a vivir de esa manera, sin tomar en cuenta que Dios no está siendo agradado, el evangelio no está siendo proclamado, la iglesia no está siendo edificada, y en ese sentido, está expuesto a ser eliminado o descalificado de la carrera cristiana. La Biblia dice que árbol que no da fruto será cortado o eliminado o sustituido.

Mi hermano (a), ¡cuidado con los distractores! Estos pueden estar muy cerca de usted, o tal vez dentro de usted mismo. Recuerde, que por ser hijo (a) de Dios, está obligada a vivir de acuerdo a la Palabra, controlado (a) por el Espíritu Santo, saturado (a) del amor de Dios y comprometido (a) con la misión de Jesús. Todo lo que se interponga o interfiera en el cumplimiento de lo anterior, es un distractor que esta comandado por Satanás. Elimínelo de inmediato como lo hizo Pablo con el mago, y de esa manera, muchos creerán en Jesús.

Día 120

Hechos 13

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

¿Quién podría imaginarse que el joven que guardaba o custodiaba la ropa mientras mataban a Esteban por predicar el amor de Jesús seria transformado a un Pablo que ahora está dispuesto a morir por predicar el amor de Jesús?  Más aún, es imposible creer que quien perseguía con furia y celo a los cristianos con la intención de exterminarlos, hoy lo veríamos en el capítulo 13 siendo enviado a predicar el mismo evangelio con la profunda convicción de dar su vida por Jesús.  Por último, es sorprendente la manera como Dios trabaja, pues Pablo y Bernabé son dos de los lideres importantes en la iglesia de Antioquia, y ahí están sirviéndole a él y la iglesia se siente súper bien con sus ministerios, y de pronto Dios les dice, que los enviara a otra parte.

Debemos estar muy claros quien es Dios, y que cuando él ordena hacer algo, se debe obedecer de inmediato  y sin cuestionar nada. Después que Pablo dio un mensaje un tanto largo, pero homotéticamente bien ordenado y con aplicaciones acertadas a la audiencia presente, Dios le ordena salir de Antioquia, donde Pablo estaba muy confortable con el ministerio que hacía.  Sin embargo, es hermosa la reacción de la iglesia ante la orden de Dios, y de los demás líderes de la iglesia pues obedecen sin cuestionar nada, e impusieron las manos después de haber ayunado y los enviaron.   En el año 1997, con mi esposa sentíamos que hacíamos un ministerio bien y que la iglesia estaba satisfecha con nuestro ministerio, de pronto Dios dijo, deben despedirse de la iglesia, los necesito en otro país.   Fue triste, doloroso, pero lo aceptamos con obediencia, y fue lo mejor.

Hay un principio que se destaca en todo esto. Dios no llama a las personas desocupadas, entre más involucrada este una persona en el ministerio, más la utiliza Dios en otros ministerio.    ¿Recuerda la enseñanza de los talentos?  Quien recibió poco y no hizo nada con eso, Dios se lo quito y se lo dio al que tenía más.   Quien tiene muchas habilidades y talentos y dones, Dios lo usa mucho más, y aquel que no usa lo que tiene, corre el peligro que aun eso poco que tiene le sea quitado. La enseñanza es esta, un líder-siervo involucrado fuertemente en la obra de Dios, aun cuando goza de un buen status ministerial, es candidato para que Dios lo envíe a otra misión.

Con dolor, algo natural, la iglesia y los líderes encomendaron en las manos de Dios las vidas de dos amados siervos, Pablo y Bernabé y los despidieron.   Es que cuando Dios ordena, se debe obedecer de inmediato y sin cuestionamiento, pues él sabe lo que hace.  Toda decisión que haga Dios, aun cuando no la entendamos y aun cuando no estemos de acuerdo con esta, esa decisión es la mejor para nuestra vida.  Por consiguiente, obedecer es lo mejor.

Día 119

Hechos 12

Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

Las cosas han cambiado en la manera como Dios castigaba en el Antiguo Testamento en comparación   al Nuevo Testamento y más aun en comparación el siglo XXI.   Uno puede leer los diez mandamientos, y el resultado de desobedecer unos de los últimos 6 era la muerte.   Pero de igual manera, Dios se enojaba cuando se desobedecía uno de los primeros cuatro.  Lo que él siempre buscaba y busca hoy es que todo lo reconozcamos como el único Dios y el brindemos toda la honra que él se merece.

El domingo pasado en el sermón dije que hay 45 sinónimos para la palabra honrar.  Esto significa que para honrara a Dios hay 45 formas de expresar, y por  consiguiente, todos debemos y podemos honrar a Dios.   Cuando no lo hacemos, estamos pecando, y merecemos una reprimenda o castigo de Dios.    Nuevamente, gracias a Dios que la manera de castigar a los que no dan honra a Dios hoy es muy diferente al tiempo de la iglesia primitiva, y mucho más en el tiempo del Antiguo Testamento.

En Hechos 12 tenemos un caso muy claro para convertirse en modelo de cómo Dios castiga cuando no lo reconocemos y no le damos la gloria y honra que él se merece.   Herodes para congraciarse con los judíos alienados por los fariseos y los saduceos, mato a Jacobo, y luego encarcelo a Pedro con el plan de matarlo también.    Este Herodes no contaba que Dios es más poderoso de todos los reyes de la tierra, y de manera milagrosa sacó a Pedro sin que ninguno, absolutamente ninguno de los que lo guardaban o custodiaban se dieran cuenta.   Pero hay algo bello, mientras Pedro dormía en la cárcel, la iglesia oraba clamando al Dios poderoso que librara a Pedro no solo de la cárcel sino de la muerte.

Parece que lo que paso con Pedro no distrajo la arrogancia de Herodes, pues también estaba enojado con dos poblaciones más, quienes transaron la paz con él.  Un día ya anunciado, Herodes salió  al Tribunal, acostumbrado a recibir alabanza del pueblo,  y en este caso, el pueblo gritaba, “Voz de Dios, y no de hombres”, y Herodes no impedía tal afirmación, porque él se consideraba un dios, sin reconocer que el único que merece ser alabado es el Dios de Israel. Así que, ante tan fuerte desobediencia del primer y segundo mandamiento, Dios aplica la pena máxima de castigo que es la muerte.  Herodes, sin el permiso de Dios decapito a Jacobo, y quería matar a Pedro oponiéndose al plan de Dios.

El no darle la honra a Dios por todo, por lo que somos, lo que tenemos, y lo que hacemos; nos exponemos a que Dios actúe.   El no reconocer a Dios con honra y gloria en todo y por todo lo que él es y hace, es deshonra, y nos exponemos a una llamada de atención.   Ya no moriremos como Acan, como Core, en el AT, ni como Ananías y Safira en los capítulos 5 de Hechos, ni como Herodes en este capítulo, pero si puede disciplinarnos.  Aunque unos han muerto por blasfemar contra Dios, el hacerse dioses, el sustituir a Dios, por no dar el lugar que merece Dios, el no dar toda la gloria a Dios.

Tengamos cuidado, es el mismo Dios de todos los tiempos, y como antes, hoy, él nos pide que le honremos, le demos toda gloria. Todo lo que hagamos, pensemos y sintamos debe ser para poner en alto a Dios, honrarlo.

Día 118
Hechos 11
Dr. Luis Gómez Chávez
Lectura del Nuevo Testamento

Desde Génesis 12:-3, Dios le dice a Abraham que por su descendencia serán benditas todas las familias de la tierra, judíos y no judíos. Isaías 42 dice que Israel será luz a las naciones, todas las del mundo entero. Juan 1:11 dice que Jesús es el Mesías enviado por Dios para dar salvación a los judíos, pero que al ser rechazado, es ofrecida también a los no judíos, en este caso, a los griegos o gentiles. La mayor bendición que una nación puede recibir es la salvación que Jesús da por medio de su muerte. De manera que, días antes en que Jesús sea crucificado, ordeno a los doce llevar este mensaje de salvación a todo el mundo, a toda persona, sea este judío o no judío. Es más, minutos antes de que Jesús dejara esta tierra, 50 días después de su resurrección, dijo a las doce y 108 personas más, que serían testigos de Jesús en toda la tierra empezando por Jerusalén.

En resumen, el Mesías prometido (Ge. 3:15), el Mesías esperado (Lc. 2:67-77), el Mesías crucificado; fue enviado por su Padre para perdón de pecados, salvación de la muerte, salvación para vida eterna a todo aquel que reconozca que es pecador, que confiesa sus pecados delante de él y que crea en Jesús como Salvador. El Mesías, gloria al Señor vino para todos, Ro. 1:16-17. Entonces, ¿Por qué se resiste Pedro cuando Dios le dice, ve a Cornelio a presentarle este mensaje de salvación, y a Cornelio le dice, llama a Pedro para que les traiga el mensaje de Salvación? Sencillamente, Pedro se resistía porque hasta ese momento no había entendido que Jesús murió por todos, no solo los judíos, que Jesús el Mesías vino por todos los pecadores, judíos y gentiles, y Cornelio, aparte de ser gentil, era un pecador por quien vino el Mesías.

Algunas veces nos tocará hacer cosas que no queremos porque no entendemos la voluntad de Dios. Es probable que hacer esas cosas que no queremos tengan su base fuerte, aceptada por mucho tiempo, es más, enseñada por personas confiables, pero que por no tomar en cuenta todo el espectro de las cosas, nos oponemos y nos resistimos en creer que el hacerlas es la voluntad de Dios. Pedro, no quería comer animales inmundos porque en todo el Antiguo Testamento se les ha enseñado que comerlos es pecado. También habían sido enseñados que mezclarse con un gentil era pecado, era una inmundicia. Y de pronto, Dios le dice, has las cosas que tú has aprendido que no se deben hacer, pero hoy las harás porque Yo, tu Dios quien tiene un plan mayor que el que tú tienes, te lo ordeno.

Pedro, finalmente, aun a la fuerza obedeció, fue con Cornelio, y al ver con sus ojos lo que Dios hizo con ellos, les dio el mismo don, gracia, salvación que a ellos en el dio de Pentecostés, entendió, que el Mesías había venido para todos, que Dios quiere salvar a todos, judíos o gentiles. Por lo tanto, ante el cuestionamiento de los líderes en Jerusalén, les dice: ¿Quién era yo que pudiese estorbar a Dios? (v.17). Al oír estas palabras, callaron y glorificaron a Dios. ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida! Si, Dios ha enviado el Mesías, también a los gentiles de todo el mundo, a los judíos y a los no judíos. Amen por eso.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.